Trump quiere que los estadounidenses regresen al trabajo pese al coronavirus

El presidente estadounidense quiere que la economía de EE.UU. vuelva a la actividad normal para la Semana Santa, dentro de poco más de dos semanas. Esto es lo que dijo el martes durante una entrevista en el canal de televisión Fox News. La declaración se produce cuando la Organización Mundial de la Salud describe a los Estados Unidos como el probable próximo epicentro de la pandemia. Pero para Donald Trump, el cierre de negocios es más peligroso que el propio virus.

Trump quiere que los estadounidenses regresen al trabajo pese al coronavirus

"La cura no puede ser peor que la enfermedad", es el nuevo latiguillo de Donald Trump. Preocupado por una posible recesión, el presidente estadounidense habla desde el domingo de su impaciencia ante el freno de la actividad económica.

“Nuestro país no fue construido para ser cerrado," dijo. “Nuestro pueblo está lleno de vigor, energía, la gente no quiere estar encerrada en una casa o un apartamento. No estamos hechos de esa manera. Y sabes, puedes destruir un país cerrándolo de esa manera. Es muy doloroso para nuestro país y muy desestabilizador. Mucha gente, y creo que más gente, va a morir si dejamos que esta situación continúe y tenemos que volver al trabajo”, enfatizó.

El Presidente estadounidense ha fijado una fecha límite para la reanudación de las actividades: el Día de Pascua. Interrogado más tarde por la CNN, el candidato presidencial demócrata Joe Biden respondió: "¡Creo que debería escuchar a los expertos científicos! ¡No es un científico! Deje que los expertos hablen”.

Dentro del Partido Republicano, unos pocos funcionarios electos se atrevieron a contradecir al presidente. Liz Cheney, por ejemplo, tuiteó: "No habrá una economía de funcionamiento normal si nuestros hospitales se ven abrumados y miles de estadounidenses mueren porque no hemos hecho lo necesario para detener el virus".